Estilo de vida

Cómo preparar tu maleta para el fin de semana

1
Albada Santamaria

Cuando acabas vacaciones (en el momento del año que sea), porque no quieres que se acaben; cuando es lunes, porque quieres que sea viernes; cuando quedan meses y meses y meses (todavía) para el verano, porque te parece que nunca llegará; cuando es un viaje por deber y no por placer, porque, claro, esto no es viajar… 😳

Parece que alguien tiene el síndrome de la maleta inquieta. ¡Siempre hay un motivo para quejarse y querer viajar!

Desde Tiendeo traemos buenas noticias. Si es que para eso existe el fin de semana: para desconectar de la rutina, para escaparse, para desaparecer del mapa… ¡dilo como quieras, pero para irse!

Y, entonces, es aquí donde empieza otra aventura que a veces nos pone los pelos de punta: cómo jsifjuagnfdgujd😱 conseguir guardar decentemente todo lo necesario en una maleta pequeña (PEQUEÑA) o equipaje de mano.

Lo más importante es mantener la calma.

www.newsrepublic.net

Calma. Se trata de una actividad distendida y para pasárselo bien, así que las prisas y los nervios… que se queden fuera de la maleta. ¡Si será como jugar al tetris! ¡Empecemos la partida!

1. Prepara todo lo que quieras llevarte

Ropa, complementos, documentación, cargador del móvil… ¡Incluso hazte una lista unos días antes! Repasa armarios y cajones y ve acumulando, de la forma más extendida posible, todo lo que te parezca necesario encima de la cama o el sofá. Te ayudará a racionalizar las prendas de ropa, y ver posibles combinaciones entre ellas. En resumen: podrás elegir con más criterio (adiós a los “por si acaso”) sin olvidarte de nada esencial.

Nos lo vas a agradecer.

2. Empieza por la ropa: dóblala

Como si de tiernos rollitos se tratara, dobla cuidadosamente camisetas, jerséis y pantalones.

Son tejidos resistentes, no sufras. Comprobarás que liberarás espacio y que cada prenda estará en perfectas condiciones y sin arrugas cuando aterrices a tu destino.

3. Las prendas delicadas, con papel de seda

Para ese vestido tan especial. Envuélvelo como un regalo delicado usando papel de seda. Lo has leído bien.

Llegará intacto.

4. Aprovecha CADA rincón

Cada espacio, por diminuto que te parezca, es una oportunidad para poder distribuir más y mejor tu equipaje. Aprovecha los rincones que queden sueltos en tu maleta para colocar estratégicamente tus complementos favoritos: pañoletas, gorros o sombreros… incluso ropa interior.

www.elmueble.com

 5. Lo más voluminoso… ¡al vacío!

No hablamos de comida.

consejonutricion.wordpress.com

Volvamos a la ropa. Es invierno y necesitas a tus dos queridos jerséis de triple forro polar, o bien verano y no te imaginas un día en la playa sin tu enorme pareo. Tenemos la solución: las prendas de tu equipaje que más volumen ocupen empaquétalas dentro de una bolsa de plástico e intenta que quede en formato hermético, como al vacío. Menos aire te proporcionará más espacio disponible en la maleta. ¡Ponlo en práctica!

6. ¿Y mis zapatillas de andar por casa?

No puedes pasar una noche fuera sin sentirte un poco en casa. Acéptalo. Éste es el primer paso. Te recomendamos dos opciones:

a) Sí, es posible llevarte tus zapatosde viaje. Consejo: La idea es racionalizar el espacio de tu maleta.

www.sleeperz.eu

Empaqueta un par de zapatos hechos de tela que son mucho más delgadas, y enróllalas igual que la ropa.

b) Más fácil: llévate tus calcetines fluffy (los patucos para adultos de toda la vida). Son suaves y cómodos, perfectos para cualquier tipo de viaje.

7. Limita tus zapatos a 2 pares

Si es verano, aceptamos también unas chanclas.

¡Oíste bien, 2 pares! ¡Se trata sólo de una o dos noches fuera! Unas cómodas sneakers para andar y andar y, en función del plan, unos zapatos elegantes que combinen fácilmente con todo en caso de algún evento social relevante a la vista. Otro consejo: evita (¡por lo que más quieras!) zapatos nuevos. Fuera de casa y andando todo el día no es el mejor momento para estrenarlos. ¡Elige algo más cómodo y práctico! Y, nuestro truco: guarda los calcetines dentro de los zapatos, ¡no vamos a derrochar ningún hueco!

8. El misterio del cinturón

Alguien tenía que contarte la verdad: NO enrolles el cinturón porque ocupa mucho más espacio. Estirado y lo menos doblado posible, colócalo en los laterales de la maleta. Ni te darás cuenta de que está.

9. Para el neceser, menos es más

www.mochithings.com

Aprovecha la escapada para usar esas muestras o pequeños frascos que tienes, tanto de maquillaje como de champú y cremas, ¡ha llegado su momento! Ahorrarás muchísimo espacio: quizás algunas ya se acaben y te resultarán prácticamente de usar y tirar (más espacio en la maleta a tu vuelta😯). Ah, y sé previsor, coloca en una bolsa plástica con cierre los envases que ya estén abiertos (pasta de dientes, base de maquillaje, etc.) si se derrama su contenido, no tendrás un desastre en la maleta.

10. Las joyas, en bolsas y separadores

Distribuye tus joyas en cajas y bolsas pequeñas, para luego juntarlo todo en un segundo mini neceser. Aquí es donde la creatividad te ahorrará kilos de nervios intentando rescatar pendientes perdidos o pulseras y collares doblados. Por la red hemos visto algunos trucos que nos han dejado maravillados.

Atención❤: guarda tus pendientes en botones.

Pinterest

Atención❤: usa una pajita para tus collares (mantendrán su forma sin sorpresas desagradables).

www.buzzfeed.com

Y atención❤: la mejor forma de guardar gomas o cintas para el pelo es…

Pinterest

¿Ya, ya, ya? ¡Vámonos!

About the author

Albada Santamaria

Albada Santamaria

Me apasiona escribir sobre todo y sobre nada. Me fijo en los detalles para observarlos y darles un nuevo punto de vista. Te espero para contarte pequeñas historias que hagan de tu día un día diferente y único. Como un viaje que jamás habías imaginado.